viernes, julio 06, 2007

"Charles" sí, otro no


Lo que queda del Directorio de Otro-No, en sesión de emergencia, ha decidido publicar la siguiente carta, solidarizándose —en lo que resulta pertinente y sujeto a las buenas costumbres— con lo que en ella se afirma y sumándose al pedido de más pronto retorno al ruedo virtual de quien otrora fue el redactor estrella de este espacio: Carlos “Sir Charles” Barrientos (el Gamboa de las letras peruanas, el Eduardo San Román de la literatura universal o, en sus ratos libres, el Néstor Quinteros del humorismo de salón).

Estimados Sres. Otro – NO (o quienes den la talla)

Presente.-

Sirva la ocasión para saludarlos y, a su vez, manifestarles nuestros sentimientos de especial consideración (no es tan cierto esto último, qué penita, pero lo corteses no nos quita lo valientes, por si acaso). Quienes estas líneas escriben se identifican como las angustiadas integrantes de la gloriosa promoción XXXIV: “Centenario de la Independencia” del CENECAPE DOS DE MAYO, templo del saber injusta y socarronamente vituperado en esta tribuna. Empero, no es el momento de cobrar revanchas. La razón por la que hemos desempolvado la “Olivetti” para remitir este desesperado mensaje, no es otra (u otra-no, para darles el gusto) que el visible y conmovedor desmoronamiento gineco-emocional por el que atraviesa la que en tiempos mejores fuera la más activa integrante de nuestra promoción, a quien, para no causar sobresaltos, signaremos como N.T. Atrás quedaron los ojitos brillosos de orgullo que la susodicha paseaba como nadie luego de ser premiada de doces y treces, bien ganados, en los cursos con los que nuestra alma mater procuró tallar nuestros espíritus e intelectos: “Telégrafos II: una mirada hacia el futuro” o “Pedal o manivela: una nueva era para las máquinas de coser”. Ahhh. Estancados en el pasado, también, han quedado sus carcajadas de jilguero y arrobadas miradas de plena felicidad, ofrecidas por N.T. durante nuestros interminables paseos por Los Ángeles (Chaclacayo) en épocas de carnaval, cuando ella gustaba de llevar la parte de arriba del disfraz de Maria Antonieta. Para ya no hablar (porque nos agobia un gran nudo de boy scout en la garganta) de los bikinis de tres cuerpos que N.T. llenaba como nadie en Naplo, de nuestras noches de sanguito en Barrios Altos o sus primeras escapadas a la “Peña de los Jueves”, donde N.T. (lo juramos, porque allí estuvimos para presenciarlo) se ganó el sobrenombre de “La Oster”, por la manera única que tenía de vivir una zamacueca. Y, a qué viene a cuento tanta nostalgia, dirán los señores de las negadas mentes. Pues, sepan ustedes que la N.T. que asiste a los lonches que cada tanto organizamos las chicas de la promoción, no es ni la sombra de la muchacha que alguna vez nos tocó en suerte conocer (sí, ya sabemos que es un lugar común hacer referencia a la “sombra de”, pero, qué pueden decir ustedes, no han visto qué se publica en su secciones de epístolas). La pobre se la pasa sentadita en un rincón, con un paquete de papeles amarillentos y ajados en la mano, sin probar bocado de los chicharrones, los tamales, los tequeños con los que distraemos la llegada de los platos de fondo, repitiendo como un rezo evangélico: tres semanas, tres semanas, tres semanas. Al principio pensamos que la pobre se había metido, una vez más, a una de esas dietas de la sopa, el arroz, el wantan o sabe Dios qué menjurje mal condimentado, esas dietas que te piden un mínimo de tres semanas de suplicio, pero poco a poco fuimos soltando la lengua de N.T. Fue así como nos enteramos de la existencia de un tal Charles Barrientos, de este discreto portal y, lo más importante, de que hace como tres semanas que nada se publica en el “Metrónomo”, silencio que no le importa a nadie que tenga los tornillos bien aceitados, es oportuno decirlo, pero que para nuestra niña perdida parece ser cuestión de vida o muerte. En fin, todo este preámbulo para conminarlos a actualizar la dichosa sección de Otro-No a la brevedad posible, so pena de remitir a vuestro buzón la foto de cada una de nosotras en ropa interior Topy Top, por cada día de retraso. Hemos dicho.

Sin otro particular, quedamos de ustedes.
P.D.: Adjuntamos imagen de N.T. en sus mejores épocas, para que les pese en la conciencia haber borrado esa sonrisa.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

?????

Anónimo dijo...

...Supongo que a estas alturas y viendo la fecha de este post (de hace má de un mes!!)y ante el mutis del tal mentado "Sur Charles", Normita Tinoco ya descansa en paz.

Q.P.D. Normita, incomprendida lectora de este blog de "Los Hijos Negados...." (ahora ya sabemos porqué son negados jajaja)

Saludos

P.D. Escriban más seguido pe'

adam brown dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.